RSS

lunes, 24 de mayo de 2010

Imanes

Una aguja que gira. Un simple aparatito que lleva apareciendo en nuestros sueños desde que fue inventado. Pues, ¿Qué hay mejor que una aguja que te señale el camino? Así no existiría el libre albedrío, siempre te diría dónde debes ir, qué debes hacer, a quién debes amar.
Todo sería mucho más fácil. Lástima que las agujas que giran sólo señalen al Norte, y no a lo que más deseas, como en las películas y los libros.

PD: La mía te señala a ti, aunque resulte difícil de creer

El plan J

Gallifantes, monos de la selva, pijamas, brownies, maullidos sin sentido (¿con sentido?), Mesías, viento, peces, luces,...

Se me va la cabeza

domingo, 23 de mayo de 2010

Imaginación desbordada

Porque no es bueno, no, que me cuentes estas cosas y que mi imaginación se dispare. ¿Es que lo haces a propósito para atormentarme y que caiga rendida a tus pies, o te burlas de mí?

jueves, 20 de mayo de 2010



We're chained... we're chained... we're chained...we're chained... we're chained...we're chained... we're chained...we're chained... we're chained...

lunes, 17 de mayo de 2010

Puro masoquismo

Te miro como un hombre hambriento mira un banquete.
Como un hombre sediento mira un oasis.
Te miro como yo te miro, y como tú no me miras,
y sufro.
Porque mirarte así, amor, es una tortura.

viernes, 14 de mayo de 2010

Cimbreante

Soñé que el mundo no era mundo. Perdí la cabeza y te encontré vagando en mi inconsciencia, deambulando sin rumbo fijo. Te soñé viniendo a mí, pero no viniste, porque no era ese tu destino. Y te vi, sin tener ojos. Sin tener nada. Porque no era nada. Porque no soy nada. Porque tú lo eres todo. Y el sueño me habló. "No sueñes" me dijo. Y yo seguí soñando contigo, pero sin ti. Perdida en mis ensoñaciones te toqué sin manos, y viví una vida. Mía, nuestra, sólo nuestra. Pero no era vida. Porque era sueño. Y el sueño no es vida. No cuando la vida es sin ti, y el sueño contigo. Y aun así, yo sigo soñando.

martes, 11 de mayo de 2010

Intentas arreglarlo...

... y dices que ella no significa ya nada para ti. Pero el daño ya está hecho. Porque ahora que quisiera ser de piedra y no sentir, no puedo. Porque cuando estas lejos se me parte el alma en dos por no verte, y cuando estás cerca no puedo soportar la intensidad de mis propios sentimientos.
Y creías que estaba enfadada contigo, sin saber que lo único que intentaba era sobrevivir a mí misma...

lunes, 10 de mayo de 2010

Y aún me preguntas por qué

¿Quieres saber qué me pasa? ¿Quieres saber por qué estoy mal?
Me pasa que se me encoge el alma cada vez que veo esa pulsera en tu muñeca, me pasa que no soy capaz de compararme con ella en ningún sentido, estoy mal porque a pesar de todo tú sigues torturándome sin darte cuenta cada vez que me cuentas algo relacionado con ella, estoy mal porque la envidio, porque ella tiene un cariño que yo anhelo, estoy mal porque ya no soy capaz de soportar tu presencia sin echarme a llorar, porque soy incapaz de luchar contra mí misma.
Lo que me pasa es que la odio. Porque estoy celosa. Porque te quiero.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Deja que te cuente una historia...

Déjame que te cuente una historia. No es verdadera, ni falsa, no es bonita ni fea, no tiene un final feliz o triste, porque no tiene final.
Ella quería ser niña. Quería huir de las preocupaciones a través de una cortina de humo azul. No tenía demasiados amigos, ni los necesitaba, y solía evadirse del mundo en busca de la dimensión del "pudo ser y fue". No sabía que las distintas dimensiones no están tan alejadas entre sí como parecen, y que a veces pueden llegar a fundirse. 
Ella soñaba. E intentaba encontrar su propia identidad en otras almas, en otros cuerpos ajenos, lejanos. Buscó, revolvió tierra, mar y aire, experimentó lo permitido y lo prohibido, coqueteó con el peligro, se dejó llevar por una marea de sensaciones intentando descubrirse a sí misma en ella.
Ella no sabía. No tenía ni idea. Su otro yo llevaba años junto a ella, contemplándola, acompañándola, dejándole pequeñas pistas para que encontrara su camino. Y ella no se había dado cuenta. Hasta que un día, él desapareció.
Ella se sentía extraña. "Me falta algo", decía. Pero no sabía, o no quería saber qué era. Le faltaba una voz, unos ojos, un alma. ¿La suya, quizá? ¿O la de él?. Nunca se había percatado de lo importante que era él para ella. Porque realmente lo era, y ahora empezaba a advertirlo. Sin él, nada tenía sentido.
Ella comprendió. Desde hacía años, él había ido obsequiándola con pequeñas baratijas y nimiedades: Una foto de carnet, una partitura garrapateada, una firma en el reverso de una foto de su actor favorito,... Y había estado cerca de ella desde que se conocieron, incluso durante la primera época en la que ella no quería ni verle. 
Ella comenzó a recordar: Una noche en un albergue, Amaral; Cantar en los pasillos, sin ver al resto de los estudiantes; Dormir en colchones contiguos; Conciertos, miles de conciertos; Guiños sin sentido y sin orden; Dvorak; Saint-Saens; Amélie; ¿Qué es la vida? ¿Y la felicidad? ¿Y el amor?; Una cámara. Todo comenzaba a cobrar sentido. 
Y ella no estaba segura de las consecuencias de este descubrimiento. De repente, ya nada le parecía tan estable como antaño. Y no sabía si eso era bueno o malo. Cuanto menos, era distinto. Ya todo era distinto.
Ella cavilaba. Intentaba descubrir sus propios sentimientos. Y él volvió. No había posibilidad de engaño, su corazón palpitaba con fuerza y ella sabía que era por él. Sus abrazos ya no significaban lo mismo, ni nunca lo harían, al menos para ella. Sus sueños le tendrían a él como absoluto protagonista, lo sabía. 

Estaba enamorada de él. 

martes, 4 de mayo de 2010

Hugs, debts, arrithmia & Benedetti

Mi corazón pierde el ritmo al latir cuando te ve aparecer.

Tengo miedo de verte
necesidad de verte
esperanza de verte
desazones de verte

tengo ganas de hallarte
preocupación de hallarte
certidumbre de hallarte
pobres dudas de hallarte

tengo urgencia de oírte
alegría de oírte
buena suerte de oírte
y temores de oírte

o sea
resumiendo
estoy jodido
y radiante
quizá más lo primero
que lo segundo
y también
viceversa.