RSS

viernes, 29 de abril de 2011

Keeping my composure

Me encuentro en un extraño estado de serenidad, como de standby, de espera tranquila, de calma chicha o yo qué sé. Y eso que ando un poco disappointed por lo de anoche, y hablo de decepción conmigo misma, por mi estupidez congénita y la superdesarrollada capacidad que tengo para cagarla siempre llegados al mismo punto exacto y concreto... you know, everything remains the same. Tengo esa sensación de querer volver atrás, de cambiar el pasado, pero al fin y al cabo daría igual, sigo siendo la misma y volvería a bloquearme y quedarme inerte (que no indiferente), sin saber cómo reaccionar. Es inevitable. 

sábado, 23 de abril de 2011

Traveling

 


Ojalá hubiera tiempo (y dinero) en la vida para viajar y aprender todo lo que quisiera... Estuve hace unos meses haciendo una lista de "cosas que hacer antes de morir" y, la verdad, dudo que pueda conseguir ni la mitad. Algunas, como la de aprender alemán, está en proceso (más o menos) y con suerte lo conseguiré. Otras, como plantar un árbol, de las más típicas, ya lo hice. Sin embargo, las de la zanfoña, el Sáhara, etc etc etc me acabaré resignando a limitarlas a mi fantasía -.- qué le vamos a hacer.

sábado, 2 de abril de 2011

Hasta el moño me tienes ya

Mira, criatura de Dios, o de quien tú quieras. Estoy ya cansada de tonterías, y de ti también. Lo mismo me juras amor eterno (sin decirlo expresamente, no te asustes) que pasas olímpicamente de mí y me dices (de nuevo, sin palabras) que no, que pa' qué, que no te vas a comer la cabeza. Y lo sé, joder, sé que estás que no te aclaras, pero ese no es mi problema. No eres el primero ni el último, y sinceramente tampoco es que me vuelvas loca, ¿sabes? No tengo yo ganas de complicarme la vida, estoy muy feliz yo solica con mi imaginación para dedicarme a hacerte un croquis de cómo salir con vida del laberinto de tu propia mente. Vamos, que te lo voy a resumir en dos sílabas que hasta tú podrás entender: Pa-so. De ti, de tu inexperiencia, de mis movidas, del mundo entero. Aquí me quedo, y que pase lo que tenga que pasar. Llámame cuando crezcas.