RSS

domingo, 25 de septiembre de 2011

"Es decir, que las cosas que creo haber elegido yo, en realidad parece que ya estuvieran decididas de antemano mucho antes de que yo las eligiera. Tengo la sensación de que lo único que hago es ir calcando lo que alguien ya ha decidido de antemano. Y de que, por más que piense por mí mismo, por más que me esfuerce, todo es inútil. Al contrario, cuanto más lo intento, más siento que estoy dejando de ser rápidamente yo. Que me estoy alejando de mi propia órbita. Y esto es muy duro. No, quizá sería más exacto decir que esto me da miedo. Al pensar en ello, a veces siento que el terror me paraliza."

Haruki Murakami - Kafka en la orilla

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Incluso el encuentro más casual está predestinado

Yo soy un navegante solitario, de pie en la cubierta; ella es el mar. El cielo presenta un color gris uniforme que, mucho más allá, se confunde con el color, asimismo gris, del mar. Y entonces es muy difícil distinguir el mar del cielo. También es difícil separar al navegante del mar. También es difícil distinguir la realidad de los sentimientos.

Haruki Murakami - Kafka en la orilla

martes, 20 de septiembre de 2011

Lay your head upon my shoulder...

No quiero volver a casa.A la rutina. A la persona que fui antes, y a esos fantasmas de los que huyo. Aquí en St. Llorenç no hay dudas, no hay desesperanza ni miedo. Y es que no sé con qué me voy a encontrar cuando llegue a casa, si volveré a ser la misma de siempre o convivirán las dos facetas de mí, una de ellas encorsetada entre los sueños rotos de la otra. Además, aunque intente no pensar en ello, cuando vuelva estaré de nuevo sola. Sola. Otra vez. Qué difícil se me hace cuando ya me he acostumbrado a compartir las horas, las risas, los asientos de la furgoneta, la cama. Las noches van a ser más largas ahora. Frías. Sin palpitar de corazones ni abrazos furtivos.